Facebook Babel Nature Twitter Babel Nature Canal Youtube Babel Nature .
Viernes, 19 de febrero de 2016

Etnobotánica, las raíces de nuestra cultura

Babel Nature

La etnobotánica se centra en el estudio de las relaciones que existen entre las plantas y los grupos locales, cómo se relacionan y cómo influyen las plantas en el desarrollo de las culturas. Hoy nos centramos en la península ibérica, en concreto en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Las distintas culturas que han habitado este territorio, de orígenes muy diversos han contribuido al aumento del número de especies vegetales presentes en nuestro entorno. Cada civilización que se ha asentado en estas tierras ha dejado una aportación botánica en forma de nuevas especies de plantas o formas de trabajar el medio. Estas eran sustento en sus lugares de origen de la vida cotidiana de los distintos pueblos que han habitado en la zona. Los usos medicinales, comestibles, forrajeros, constructivos y ceremoniales que tenían  esos árboles y plantas son siglos de convivencia entre ambos.

Podrían comenzar mucho antes pero nos remontaremos a la época romana. Hace mas de 2000 años los romanos de forma decidida comenzaron a clarear el bosque mediterráneo dejando solo las especies que les interesaba para la cría de ganado y creando grandes zonas de pastos, acuñando el nombre de dehesa esta tipología de uso. Extendieron también los cultivos de secano como el olivar, los viñedos y los cereales.

Más tarde de la mano de los árabes se introdujo el regadío, con la construcción de infraestructuras hidráulicas para canalizar y almacenar el agua (acequias y albercas), transformando la fisionomía de las zonas más bajas de los valles. Trajeron también los cítricos, la morera para la producción de gusanos de seda, legumbres y hortalizas.

Debido a la reconquista cristina este territorio quedó desolado y fueron necesarios repoblaciones con gente del norte, concretamente castellano- leoneses y gallegos, quienes introdujeron los cultivos en umbría del Castaño y en zonas bajas del nogal, dos árboles de frutos comestibles, que también proporcionan madera y tientes como la nogalina.

Con el descubrimiento de América se diversificaron los productos que se podían cultivar en las huertas, como patatas, pimientos y tomates.  Los indianos, en recuerdo de sus campañas por las américas introdujeron la palmera como elemento diferenciador en sus jardines. Y las congregaciones religiosas, conscientes de la importancia económica y social de las especies vegetales, crearon colecciones botánicas donde atesorar ejemplares de todo el mundo. Un ejemplo de su labor es el jardín botánico de villa Onuba , en la cercana localidad de Fuenteheridos.

En el siglo XIX se introdujeron árboles para la demarcación de terrenos o en nuestro caso para la delimitación de términos municipales. El pino piñonero  por su elevada estatura y la forma globosa de su copa ha sido plantado a lo largo de la comarca como hitos en el bosque para separar los terrenos de cada municipio, recibiendo el sobrenombre de pinos atalaya.

Mas cercano a nuestros tiempos, con la construcción del polo industrial de Huelva llegaron las plantaciones de eucalipto para la producción de papel, que han transformado  grandes zonas periféricas de la comarca con este árbol de origen austral.

Hoy en día quedan huellas del contacto entre la sociedad y la naturaleza en nuestra cultura, los árboles están presentes en muchos de nuestros ritos ceremoniales, como la Fiesta del Chopo en Cortelazor o Los Marines, donde los jóvenes portan un ejemplar talado en la ribera hasta la plaza del pueblo para festejar la llegada del verano, alrededor de las tradicionales candelas. También se engalanan las calles en la festividad del corpus con plantas aromáticas del entorno  como romeros y lavandas. Estas celebraciones tienen un origen ancestral de adoración a la madre naturaleza que se repite con asiduidad en otros lugares del planeta, como la costumbre nórdica de introducir un abeto en los hogares durante la navidad.

12752045_10205896196432130_1579375169_o

 

Deja un comentario

Resuelve el acertijo (requerido)