Facebook Babel Nature Twitter Babel Nature Canal Youtube Babel Nature .
Miércoles, 30 de marzo de 2016

ORQUÍDEAS DE LA SIERRA ONUBENSE.

Babel Nature
12050854_1048090455261305_580805849_o

 

Fotografía Orquídeas

 

La Sierra Morena Onubense posee gran diversidad de tesoros naturales.
Entre ellos podemos encontrar uno de los grupos del mundo vegetal con mayor adaptación y evolución existente, las orquídeas.Palabra que deriva del griego ορχις (orchis = testículo), por la similitud con sus partes subterráneas. Vocablo que se encontró por primera vez en los manuscritos de Teofrasto en el 375 a.c.

Es un grupo de plantas ya admiradas desde antaño, para los orientales es símbolo de la perfección, el filósofo chino Confucio describió las virtudes de su perfume hace más de 1500 años, los griegos le atribuían propiedades curativas y afrodisiacas y los aztecas utilizaban una orquídea (Vainilla sp.) para enriquecer una bebida espesa a base de cacao, destinada a los nobles y guerreros, conocida como xocoatl.
Integrada por cerca de 850 géneros con unas 25000 especies silvestres conocidas.En nuestras sierras están catalogadas cerca de 30 especies diferentes, adaptadas a los diferentes ecosistemas serranos. Florecen prácticamente durante todo el año, algunas empiezan en los meses fríos invernales terminando las últimas cuando se caen las hojas en el otoño.

Nuestras orquídeas son especies terrestres, las cuales han evolucionado para ser polinizadas sobre todo por insectos.

Las orquídeas entomófilas atraen a los insectos mediante 3 tipos de procesos: ofrecimiento de alimento al polinizador, engaño o captura.

Las orquídeas actúan como plantas nutricias, que atraen a insectos fitófagos, que pueden alimentarse de cualquier parte de ella, aunque es raro que los insectos puedan efectuar una polinización cruzada.

Numerosas especies de orquídeas no producen néctar y solo emiten un débil olor, si los insectos en busca de alimento son atraídos por sus flores, se debe a que son estimulados, por error o por la apariencia general de la flor nectarífera.

Es probable que las señales olfativas sean más importantes que las señales visuales en los insectos que puedan polinizarla, se cree que algunas especies emiten perfumes que tienen similitud con las feromonas que producen las hembras de algunos insectos. Las feromonas pueden desencadenar en los machos, en presencia de hembras, comportamientos preparatorios a la cópula y así se puede producir el proceso de la polinización. La evolución de los modos de atracción es muy compleja y evolucionada.

Os invitamos a conocer este maravilloso y complejo mundo, a recorrer sus interminables senderos donde podremos observarlas en su entorno, respetando y conservando.

Autor: Pablo Castro

Deja un comentario

Resuelve el acertijo (requerido)