Facebook Babel Nature Twitter Babel Nature Canal Youtube Babel Nature .

Cuaderno de campo

Viernes, 23 de diciembre de 2016

Jamones Eíriz, el sabor de la dehesa.

Babel Nature
jamoniberico2

La Sierra de Aracena y Picos de Aroche es declarada “Reserva de la Biosfera Dehesas de Sierra Morena” gracias a la armoniosa relación entre el ser humano y la naturaleza. El ecosistema de la Dehesa, un bosque mediterráneo aclarado donde predominan las especies arbóreas productoras de bellotas, está regulado por el buen hacer de la gente que se dedica a la cría de uno de los animales mejor adaptado a este ecosistema, se trata del cerdo ibérico.

Existe una larga tradición en los oficios vinculados a la cría de este animal y a la elaboración de los productos derivados de él. Esta actividad es motor económico de una parte de la provincia de Huelva, mundialmente conocida por ser la cuna del jamón ibérico de bellota.

Si el visitante a nuestro Parque Natural quiere disfrutar de una experiencia gastronómica gourmet y conocer los detalles de una cultura entorno al ibérico, recomendamos visitar una de las bodegas más antiguas en Huelva de elaboración artesanal de jamones y embutidos ibéricos, se trata de Eíriz en la localidad serrana de Corteconcepción.  Esta familia desde hace más de un siglo se dedica con esmero y delicadeza a la ganadería del ibérico siguiendo fielmente las normas de calidad impuestas por la Denominación de Origen.

Recientemente tuvimos la oportunidad de visitarlos y así poder trasladar en primera persona nuestra experiencia. La visita comenzó en las instalaciones de Eíriz donde nos recibió Vanessa,  nuestra guía durante la jornada. Acompañados por un grupo reducido, nos introducimos en el mundo del ibérico comenzando por la visita a la dehesa, territorio donde los animales son criados en libertad disfrutando de unas condiciones de vida excelentes ya que cada animal dispone de una hectárea para comer, pasear y descansar.

En nuestro paseo pudimos observarlos a pocos metros, acompañados por explicaciones acerca de la vida del animal, la variedad de razas que existen y los distintos tipos de alimentación según los cuales se obtienen productos de diferentes calidades. Además de nuestra guía, el mismo porquero encargado de los animales nos acercó a las costumbres y cuidados que recibe el cerdo en su día a día en la dehesa.

Posteriormente nos desplazamos a las instalaciones para conocer paso a paso la elaboración de manera artesanal de los jamones y demás productos de Eíriz. Recorrimos la sala de elaboración de embutidos ibéricos, así como las distintas salas en las que son preparados los jamones y paletas,  pasando por el salado, el secado natural y la curación en bodegas. Las instalaciones combinan la tradición y los rigurosos controles sanitarios dando como resultado un producto de gran calidad. Durante todo el recorrido el agradable olor de los jamones nos fue  abriendo el apetito para el momento final en la degustación.

En la cata aprendimos a diferenciar el jamón ibérico de bellota y el de cebo a través del ejercicio de los sentidos.  Comenzamos por observar los colores de las distintas lonchas,  la textura de su carne y el brillo de sus grasas. Luego llegó el momento esperado, al saborear los aromas de la loncha en la boca el jamón 100% ibérico se delató y vino a nuestra mente el olor de las plantas de la dehesa y un sutil sabor a setas. Nos quedamos gratamente sorprendidos, en pocas ocasiones habíamos encontrado este agradable sabor a campo. Por último degustamos el lomo ibérico de bellota maridado con vino dulce del condado de Huelva y al natural,  esto completó nuestra experiencia gastronómica aportando otros exquisitos sabores procedentes de este bello animal. Existe un dicho “del cerdo se aprovechan hasta los andares” y sin lugar a dudas añadimos que en Eíriz todo son manjares.

Tras esta visita, totalmente recomendable, podemos asegurar que esta forma de mimar el producto y al animal es una de las claves  para alcanzar la excelencia y es uno de los motivos que contribuyen al desarrollo sostenible de esta comarca y a la conservación del singular paisaje que conforma la dehesa.

_dsc7877               _dsc7883

_dsc7897           _dsc7920

Miércoles, 30 de marzo de 2016

ORQUÍDEAS DE LA SIERRA ONUBENSE.

Babel Nature
12050854_1048090455261305_580805849_o

 

Fotografía Orquídeas

 

La Sierra Morena Onubense posee gran diversidad de tesoros naturales.
Entre ellos podemos encontrar uno de los grupos del mundo vegetal con mayor adaptación y evolución existente, las orquídeas.Palabra que deriva del griego ορχις (orchis = testículo), por la similitud con sus partes subterráneas. Vocablo que se encontró por primera vez en los manuscritos de Teofrasto en el 375 a.c.

Es un grupo de plantas ya admiradas desde antaño, para los orientales es símbolo de la perfección, el filósofo chino Confucio describió las virtudes de su perfume hace más de 1500 años, los griegos le atribuían propiedades curativas y afrodisiacas y los aztecas utilizaban una orquídea (Vainilla sp.) para enriquecer una bebida espesa a base de cacao, destinada a los nobles y guerreros, conocida como xocoatl.
Integrada por cerca de 850 géneros con unas 25000 especies silvestres conocidas.En nuestras sierras están catalogadas cerca de 30 especies diferentes, adaptadas a los diferentes ecosistemas serranos. Florecen prácticamente durante todo el año, algunas empiezan en los meses fríos invernales terminando las últimas cuando se caen las hojas en el otoño.

Nuestras orquídeas son especies terrestres, las cuales han evolucionado para ser polinizadas sobre todo por insectos.

Las orquídeas entomófilas atraen a los insectos mediante 3 tipos de procesos: ofrecimiento de alimento al polinizador, engaño o captura.

Las orquídeas actúan como plantas nutricias, que atraen a insectos fitófagos, que pueden alimentarse de cualquier parte de ella, aunque es raro que los insectos puedan efectuar una polinización cruzada.

Numerosas especies de orquídeas no producen néctar y solo emiten un débil olor, si los insectos en busca de alimento son atraídos por sus flores, se debe a que son estimulados, por error o por la apariencia general de la flor nectarífera.

Es probable que las señales olfativas sean más importantes que las señales visuales en los insectos que puedan polinizarla, se cree que algunas especies emiten perfumes que tienen similitud con las feromonas que producen las hembras de algunos insectos. Las feromonas pueden desencadenar en los machos, en presencia de hembras, comportamientos preparatorios a la cópula y así se puede producir el proceso de la polinización. La evolución de los modos de atracción es muy compleja y evolucionada.

Os invitamos a conocer este maravilloso y complejo mundo, a recorrer sus interminables senderos donde podremos observarlas en su entorno, respetando y conservando.

Autor: Pablo Castro

Viernes, 19 de febrero de 2016

Etnobotánica, las raíces de nuestra cultura

Babel Nature

La etnobotánica se centra en el estudio de las relaciones que existen entre las plantas y los grupos locales, cómo se relacionan y cómo influyen las plantas en el desarrollo de las culturas. Hoy nos centramos en la península ibérica, en concreto en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Las distintas culturas que han habitado este territorio, de orígenes muy diversos han contribuido al aumento del número de especies vegetales presentes en nuestro entorno. Cada civilización que se ha asentado en estas tierras ha dejado una aportación botánica en forma de nuevas especies de plantas o formas de trabajar el medio. Estas eran sustento en sus lugares de origen de la vida cotidiana de los distintos pueblos que han habitado en la zona. Los usos medicinales, comestibles, forrajeros, constructivos y ceremoniales que tenían  esos árboles y plantas son siglos de convivencia entre ambos.

Podrían comenzar mucho antes pero nos remontaremos a la época romana. Hace mas de 2000 años los romanos de forma decidida comenzaron a clarear el bosque mediterráneo dejando solo las especies que les interesaba para la cría de ganado y creando grandes zonas de pastos, acuñando el nombre de dehesa esta tipología de uso. Extendieron también los cultivos de secano como el olivar, los viñedos y los cereales.

Más tarde de la mano de los árabes se introdujo el regadío, con la construcción de infraestructuras hidráulicas para canalizar y almacenar el agua (acequias y albercas), transformando la fisionomía de las zonas más bajas de los valles. Trajeron también los cítricos, la morera para la producción de gusanos de seda, legumbres y hortalizas.

Debido a la reconquista cristina este territorio quedó desolado y fueron necesarios repoblaciones con gente del norte, concretamente castellano- leoneses y gallegos, quienes introdujeron los cultivos en umbría del Castaño y en zonas bajas del nogal, dos árboles de frutos comestibles, que también proporcionan madera y tientes como la nogalina.

Con el descubrimiento de América se diversificaron los productos que se podían cultivar en las huertas, como patatas, pimientos y tomates.  Los indianos, en recuerdo de sus campañas por las américas introdujeron la palmera como elemento diferenciador en sus jardines. Y las congregaciones religiosas, conscientes de la importancia económica y social de las especies vegetales, crearon colecciones botánicas donde atesorar ejemplares de todo el mundo. Un ejemplo de su labor es el jardín botánico de villa Onuba , en la cercana localidad de Fuenteheridos.

En el siglo XIX se introdujeron árboles para la demarcación de terrenos o en nuestro caso para la delimitación de términos municipales. El pino piñonero  por su elevada estatura y la forma globosa de su copa ha sido plantado a lo largo de la comarca como hitos en el bosque para separar los terrenos de cada municipio, recibiendo el sobrenombre de pinos atalaya.

Mas cercano a nuestros tiempos, con la construcción del polo industrial de Huelva llegaron las plantaciones de eucalipto para la producción de papel, que han transformado  grandes zonas periféricas de la comarca con este árbol de origen austral.

Hoy en día quedan huellas del contacto entre la sociedad y la naturaleza en nuestra cultura, los árboles están presentes en muchos de nuestros ritos ceremoniales, como la Fiesta del Chopo en Cortelazor o Los Marines, donde los jóvenes portan un ejemplar talado en la ribera hasta la plaza del pueblo para festejar la llegada del verano, alrededor de las tradicionales candelas. También se engalanan las calles en la festividad del corpus con plantas aromáticas del entorno  como romeros y lavandas. Estas celebraciones tienen un origen ancestral de adoración a la madre naturaleza que se repite con asiduidad en otros lugares del planeta, como la costumbre nórdica de introducir un abeto en los hogares durante la navidad.

12752045_10205896196432130_1579375169_o

 

Miércoles, 27 de enero de 2016

Santa Ana la Real. Cuna del Nordic Walking en Andalucía

Babel Nature
Nordik Walking

En estos tiempos, algo ha cambiado en un pueblecito de nuestra sierra.  Las personas mayores han empezado a dejar a un lado el viejo bastón de brezo por dos bastones  de aluminio. En sus senderos ya no es raro ver a personas practicando Nodic Walking, es decir, caminar con bastones.

Esta disciplina deportiva radica básicamente en andar con la ayuda de unos bastones especiales,  repartiendo el esfuerzo de progresión entre el tren superior e inferior, llegando a movilizar así casi el 90% de los músculos del cuerpo.

Esta nueva modalidad, a parte de atraer a la comarca a un turista practicante de alto poder adquisitivo (Alemanes, Británicos  y otras nacionalidades del norte de Europa), revaloriza nuestra red de senderos como escenario ideal para la práctica y ofrece a un sector muy especial de nuestra sociedad oportunidades para desarrollar una actividad saludable al aire libre con muchos beneficios.

Especialmente para la llamada la edad de oro y para todas aquellas personas que tengan patologías relacionadas con la movilidad, obesidad y problemas cardiovasculares, la práctica de esta actividad deportiva les puede reportar innumerables beneficios entre los que destacan: consumo muy  elevado de calorías, mejora notable de la metabolización de las grasas, disminución de la presión sobre las articulaciones (tobillos, rodillas y cadera)  y de los niveles de colesterol ; prevención de la hipertensión y la diabetes adulta tipo 2, y especialmente la osteoporosis.

Las iniciativas puestas en marcha hace un tiempo por parte del Patronato Provincial de Turismo, han ido encaminadas a la difusión de esta nueva disciplina deportiva y a la creación de un grupo de técnicos o instructores de Nordic Walking, que puedan desempeñar estas nuevas  funciones en las empresas de turismo activo y administraciones comarcales.

Santa Ana la Real, ha creado alrededor del Nordic Walking toda una revolución desde el punto de vista social, turístico y ambiental que comienza a dar sus frutos. Un producto turístico ha sido reconvertido en una herramienta de cohesión social y elemento fundamental en la conservación y difusión de sus ricos valores naturales. Durante años se han recuperado la mayoría de los senderos de la localidad, dándolos a conocer prioritariamente a los habitantes del municipio para convertirlos en agentes activos en  la conservación de los mismos.

Con la llegada del Nordic Walking al municipio, se han puesto en macha distintas actuaciones de gran calado en la comunidad. En la actualidad se desarrolla un programa de rutas saludables con el colectivo de mujeres, también en los bares del municipio, se ofrece la oportunidad al visitante de  comprar los bastones necesarios para la práctica de esta actividad. Este programa lo viene desarrollando el Centro de Formación de actividades en el medio natural Serrachuela, de reciente constitución en la localidad. www.nordicwalkingsantaanalareal.com

La práctica del Nordic Walking no debe de ser una moda pasajera, ni un producto exclusivamente turístico o deportivo, sino brindar la oportunidad a las personas de la comarca de mejorar su salud y aumentar así su calidad de vida.

534232_10200424425727429_496801644_n

Martes, 12 de enero de 2016

El reinado de los Cantharellus

Babel Nature

Otra vez volvieron las lluvias y con ellas el mundo de los hongos se hace dueño del bosque.

Aquí en el suroeste de la península, entre montañas tupidas de verde y sobre uno de los suelos más antiguos de Europa, los hongos van fructificando poco a poco bajo la hojarasca y engalanan de color los lugares más umbríos de nuestro Parque.

Pasada la época otoñal donde las reinas de las setas (Tanas y boletos) hacen su aparición, la vida en el bosque sigue su curso. Los hongos más pequeños y resistentes a las heladas ocupan sus puestos bajo la copa de los árboles. Comienzan a fructificar y aparecer las primeras setas de este anómalo invierno. Estas se caracterizan por su menor tamaño y la diversidad de formas y colores que adoptan; desde las moradas como el Pie Azul, hasta la forma casi humana de la Oreja de Judas.

Un género muy bien representado en nuestras cestas estas semanas es el Cantharellus, su característica fundamental es que su himenio (zona donde se encuentran las esporas) se asemeja a nervaduras o venas que se abren del tronco hacia el sombrero. Sus formas son generalmente embudadas o en copa. La carne es dura y muy olorosa. Son simbióticas y viven asociadas a distintas especies de árboles y de matorral.

La más conocida y frecuente de encontrar es la chantarela o rebozuelo (Cantharellus cibarius) viviendo asociada a alcornocales y castañares. Menos conocidas pero igual de interesantes desde el punto de vista culinario son otros cantharellus como el Cantharellus cinereus, Cantharellus lutescens o el Cantharellus tubaeformis, relativamente abundantes en pinares o mixto con bosque mediterráneo.

Una curiosidad de este grupo es que suelen ser poco consumidas por los animales del bosque y que no son atacadas por las larvas de insectos ya que tienen antibióticos entre sus componentes.

Se prestan muy bien al secado y congelado, sin pérdida de calidad. Son especies muy aromáticas de carne dura y sabrosa ideales para guisos o platos de larga cocción, también podemos elaborar licores con ellas o exquisitas mermeladas. A continuación os dejamos la receta de la mermelada de chantarela, esperamos que os guste y la disfrutéis:

Ingredientes: Cantharellus cibarius, azúcar, canela en rama y manzana.

Elaboración: Ponemos en un recipiente la misma cantidad de azúcar que de setas junto con ramas de
canela y las dejamos macerar durante unas horas, hasta que veamos que las setas han soltado su jugo.
Añadimos una taza de agua y las ponemos a calentar a fuego lento durante una hora. Pelamos media manzana y la cortamos en trozos, la añadimos a la cazuela y dejamos todo cocer durante 30 minutos más.
Una vez pasado el tiempo comprobamos si las setas están lo suficientemente blandas, si no es así, se añade un poco más de agua y dejamos que siga cociendo. Cuando estén listas, retira la canela y pásalo todo por la batidora.
Puedes pasar la mermelada a un tarro y envasarla al vacío previa cocción al baño maría durante unos 20 minutos y así poder comerla durante todo el año. Es ideal para el desayuno.

Si conocéis otras recetas con esta seta estaríamos encantados que las compartieras con la familia Babel Nature.

12528659_10205681295939752_102046362_o12557774_10205681290339612_1736919643_o12528675_10205681286819524_1809063641_o12528430_10205681300579868_1722986008_o

Lunes, 9 de noviembre de 2015

¡Bienvenidos!

Babel Nature

¡Hola mundo!

Estamos de estreno, comienza el bagaje de Babel Nature en la red. Puede parecer que nos iniciamos en el mundo del ecoturismo pero no es así, nos iniciamos como ecoemprendedores sin embargo nuestros guías atesoran una larga trayectoria como interpretes de la naturaleza.

La idea nació en Daniel Calleja, tras años trabajando como guía naturaleza dando sentido a los senderos de la Sierra de Aracena. Sus comienzos tuvieron lugar en el entorno de Marismas del Odiel como guía de avifauna y monitor de educación de educación ambiental. Su pasión por la naturaleza le llevó a adentrarse a otros lenguajes como la micología, etnobotánica e interpretación del cielo nocturno.

Poco a poco fue rodeándose de expertos, amigos y cómplices para el nacimiento de esta idea, que tan apasionados como él dominaban otros lenguajes y que con el tiempo conformaron el gran equipo que es hoy Babel Nature. Cada uno experto en una materia, los iremos conociendo en entradas futuras a este cuaderno de campo.

Nuestra forma de interpretar la naturaleza se basa en senderos amenizados por la temática de temporada: en otoño-invierno son los frutos del bosque, la berrea y sobre todo, la micología; en primavera serán la observación de aves, el rastreo, la fotografía de orquídeas y los secretos de las plantas; en verano nuestra actividad estelar, nunca mejor dicho, son los talleres de introducción a la astronomía y los senderos bajo la luna llena.

Además de nuestras salidas programadas, nos encantan los retos y somos todo oídos a tus propuestas. Si tienes un grupo de amigos y quieres salir al campo de una manera diferente solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y lo organizaremos. Adaptamos las propuestas a grupos de amigos, colegios, casas rurales y empresas.

Esperamos que os gusten los planes que os proponemos y sal con nosotros a descubrir los lenguajes de la naturaleza.

Un fuerte abrazo,

El equipo de Babel Nature.